martes, 11 de marzo de 2008

Portishead-Third (2008)

"Le sucedía lo que le suele suceder a todos; lo que él , por un impulso muy íntimo de su ser, buscó y anheló con la mayor obstinación, logró obtenerlo, pero en mayor medida de lo que es conveniente a los hombres. En un principio fué su sueño y su ventura, después su amargo destino. El hombre poderoso en el poder sucumbe; el hombre del dinero en el dinero; el servíl y humilde, en el servicio; el que busca el placer , en los placeres. Y así sucumbió el lobo estepario en su independencia. Alcanzó su objeto, fué cada vez más independiente, nadie tenía nada que ordenarle, a nadie tenía que ajustar sus actos, solo y líbremente determinaba él a su antojo lo que había de hacer y lo que había de dejar. Pues todo hombre fuerte alcanza indefectiblemente aquello que va buscando con verdadero ahínco. Pero en medio de la libertad lograda se dió bien pronto cuenta Harry de que esa su independencia era una muerte, que estaba solo, que el mundo lo abandonaba de un modo siniestro, que los hombres no le importaban nada; es más, que él mismo a sí tampoco, que lentamente iba ahogándose en una atmósfera cada vez más tenue de falta de trato y de aislamiento. Porque ya resultaba que la soledad y la independencia no eran su afán y su objetivo, eran su destino y su condenación, que su mágico deseo se había cumplido y ya no era posible retirarlo, que ya no servía de nada extender los brazos abiertos llenos de nostalgia y con el corazón henchido de buena voluntad, brindando solidariodad y unión; ahora lo dejaban solo. Y no es que fuera odioso y detestado y antipático a los demás. Al contrario, tenía muchos amigos. Muchos lo querían bien. Pero siempre era únicamente simpatía y amabilidad lo que encontraba; lo invitaban, le hacían regalos, le escribían bonitas cartas, pero nadie se le aproximaba espiritualmente, por ninguna parte surgía compenetración con nadie, y nadie estaba dispuesto ni era capáz de compartir su vida. Ahora lo envolvía el ambiente de soledad, una atmósfera de quietud, un apartamiento del mundo que lo rodeaba, una incapacidad de relación contra la cual no podía nada ni la voluntad, ni el afán, ni la nostalgia. Este era uno de los caracteres más importantes de su vida."

1 comentario:

-DLS- dijo...

Oye roedor amigo...date la paja y sube denuevo este album.
Saludos desde la contaminada Sanhattan.